Soñando por cantar, noche de finalistas y gran reconciliación

El exitoso programa conducido por Mariano Iúdica entró en su etapa final y por tal motivo canal 13 realizó este sábado en la noche una emisión especial con varias sorpresas y, sobre todo, muchos invitados famosos.

Soñando por Cantar Soñando por Cantar Soñando por Cantar Soñando por Cantar Soñando por Cantar Soñando por Cantar

El envío televisivo, uno de los más federales del país y nominado a los premios Martín Fierro en el rubro reality, ya está por llegar a su fin y este sábado comenzaron las finales. La presentación de este 3 de agosto se realizó en vivo, en el estudio Romina Yan del edificio de Ideas del Sur.

Como caracteriza a la productora, el show vino potenciado por grandes acciones, incluido un homenaje a Gustavo Cerati. Sobre las 22 horas apareció el maestro de ceremonias, Mariano Iúdica, a esta altura alma mater del ciclo, quien dio el puntapié inicial para la primera semifinal del concurso que definió a los primeros tres finalistas del certamen: Ramiro Hittallier, Nadia Biachetti y Walter Sosa.

Junto a ellos se presentaron invitados especiales, entre ellos: Reina Reech, Luciano `Tirri´ Giugno, Marcela Coronel, Paula Varela, Floppy Tesouro, Peter Alfonso, Teto Medina, Tito Speranza y su mujer Marcela, la vestuarista Matilda Blanco, Patricio GiménezMercedes Ninci, Belén Francese, Silvina Escudero, Jorge Moliniers y su pareja el coach Hugo Ávila.

El jurado, compuesto por Valeria Lynch, Patricia Sosa, Oscar Mediavilla y Alejandro Lerner, llegaba en esta ocasión con un detalle mayúsculo en su haber: un conflicto farandulero que vivieron los dos integrantes masculinos en la semana previa. Por tal motivo, para limar asperezas, Lerner se paró y primero que todo abrazó Patricia y le dijo: “sos mi amiga y todo se va a arreglar“. De inmediato, el cantante se acercó a Oscar Mediavilla y le propinó otro abrazo.

Contenta, Sosa le devolvió: “Ale no te podes imaginar el peso que nos sacamos de encima. Somos familia, que ustedes se pongan de acuerdo sería maravilloso, y el día que eso suceda salimos a brindar“.

Allí aprovechó Lerner para concluir: “Quiero decir algo y no quiero acaparar más la atención, y algo que pasó en este programa es que todo es verdad, cuando uno ama es de verdad, cuando uno se enoja es de verdad. El amor y el respeto que hemos vivido durante 30 años y eso lo quiero destacar más que ningún contrato, más que ningún otro problema“.

Superadas en parte las diferencias, Iúdica se sinceró: “Fueron dos días de mucha angustia para todos nosotros, era muy difícil para mi como conductor, no porque a mi no me guste que las cosas pasen en televisión, pero estoy muy feliz que haya pasado esto“.

El ciclo, que recorrió  todas las provincias de Argentina buscando cantantes que honraran la excelencia, llegó a medir en esta emisión sobre las 23 horas y 8 minutos un rating de 11.8, es decir: 1 millón 800 mil televidentes y aventajó a Telefé por 5 puntos de diferencia.

En total cantaron 14 participantes y posteriormente el jurado seleccionó a cinco para la votación telefónica de la que resultarían los primeros tres finalistas.

El olavarriense Ramiro Hittaller, de sólo 17 años, mereció un párrafo aparte al volver a emocionar a todos en la velada y convertirse en uno de los tres primeros finalistas del programa tras imponerse en la votación telefónica con el 32,59% entre cinco participantes.

Hittallier se presentó por primera vez con su banda, Corazón Argentino (que integran además Blas Pandini y Paul Pellerien) y realizó una interpretación impecable del tema “Zamba para no morir” de Mercedes Sosa, que le valió, como en la etapa anterior en Olavarría, un derroche de elogios por parte del jurado.

Patricia Sosa, emocionada, valoró el estilo propio para cantar folklore “que nunca habíamos escuchado” de Ramiro. Por su parte, Valeria Lynch, remató su devolución al destacar su calidad como artista y augurándole “toda una carrera por delante”.